Autocompasión

Autocompasión y como cultivarla

Uno de los mayores errores en los que caemos con mayor frecuencia en la vida es buscar desesperadamente sentirnos “superiores al resto”. Esto ocurre ya que tenemos la creencia ferviente de que es  a través de esta superioridad que encontraremos la felicidad o que esta nos ayudara de alguna forma a sentiremos bien. La razón principal que nos hace buscar la superioridad es que a través de ella creemos que encontramos la aprobación del otro, lo que genera que nos sintamos bien y que nuestra autoestima aumente. La sensación entonces, es percibir que vamos progresando hacia lo que queremos lograr, por lo que nos sentimos mucho más autónomos.

No obstante, esto no es del todo cierto. Buscar la superioridad puede traer consecuencias tremendamente negativas para la felicidad, el éxito y la productividad ya que implica: comparación social: lo que nos separa del resto y puede generar envidia. Materialismo: que nos vuelve solitarios, ya que buscamos cosas materiales para poder compararnos. Y Perdida del atractivo: ya que cuando pasamos a ser el centro de atención por cosas negativas la gente tiende a rechazarnos.

Entonces que podemos hacer para evitar dicha búsqueda. Una de los conceptos que podemos poner en práctica tiene que ver con la AUTOCOMPASIÓN.

Cuando las cosas no van bien es bueno practicar la Autocompasión. En la vida hay momentos buenos y malos y tú eres responsable de las decisiones que tomas y a veces puedes cometer errores (recuerda que eres Humano). Es aquí cuando la autocompasión debiese aparecer. Te ha pasado por ejemplo, que ¿crees que siendo crítico/a y rudo/a contigo mismo/a tu motivación aumentara? Esto es un error común que cometemos. El tratarte así te desmotiva y en vez de ayudarte termina por perjudicarte. La idea entonces, es poder ser autocompasivos, lo que quiere decir que te puedas tratar a ti mismo/a como tratarías a un amigo que no está bien y que te pide ayuda.

Esto tiene que ver con cómo me relaciono conmigo mismo cuando estoy teniendo un momento de sufrimiento. Y a largo plazo el ser autocompasivos nos ayuda a lograr más metas y mantenerlas durante más tiempo.

Según K. Neff, la autocompasión implica 3 elementos:

1.     Mindfulness: que nos permite ser conscientes del sufrimiento propio o de otros sin evitación o aversión.

2.     Humanidad Compartida: que implica reconocer el propio deseo de ser feliz y estar libre de sufrimiento. (no aislarse y creer que esto solo me pasa a mi)

3.     Bondad hacia uno mismo: Tratar a otros/as o a uno/a mismo/a con cuidado y comprensión

Entonces para que la autocompasión se dé, deben darse estos 3 elementos.

Por último es importante destacar que la Autocompasión no es lo mismo que auto-lastima, auto-indulgencia o auto-estima. Así que no te confundas.

¿Cómo podemos practicar o ser autocompasivos?

Un buen ejercicio es hacerte una carta de amor a ti mismo. Si justamente eso, escribirte una carta de amor para ti. No es un ejercicio fácil ya que por lo general nos sale más fácil hablar de nuestros defectos o de nuestros aspectos negativos. Esta invitación apunta a lo contrario. Apunta a poder tomarte un momento, estando en un lugar tranquilo y poder abrir tu corazón. Animarte a decirte lo valioso/a que eres y porque no que quizás no lo has pasado muy bien y te mereces un abrazo y un auto regaloneo que vaya más allá de un chocolate. Algo más profundo como un te quiero sincero de ti mismo/a para ti. En ella puedes incluir tus mayores penas y alegrías y además algunos desafíos que quieras hacerte. La puedes leer inmediatamente y guardarla y leerla en un tiempo más. Lo mejor de todo es que no existen reglas solo la sinceridad y apertura de corazón.

Para ayudarte puedes usar nuestro block llamado “Cartas Para Mi” el cual esta justamente pensado para que te escribas cartas, dirigidas a la persona más especial de todas: TÚ

 

Recuerda: “Este es un momento de sufrimiento, el sufrimiento es parte de la vida, puedo ser amable conmigo mismo en este momento, puedo ofrecerme el cariño y el cuidado que necesito.”

 

Ps. Vanessa Evans.

Publicado el 06/05/2019 por Shertzer y Compañía Creativos Limitada
Autocompasión - Ochofortuna

Autocompasión

Autocompasión y como cultivarla

Uno de los mayores errores en los que caemos con mayor frecuencia en la vida es buscar desesperadamente sentirnos “superiores al resto”. Esto ocurre ya que tenemos la creencia ferviente de que es  a través de esta superioridad que encontraremos la felicidad o que esta nos ayudara de alguna forma a sentiremos bien. La razón principal que nos hace buscar la superioridad es que a través de ella creemos que encontramos la aprobación del otro, lo que genera que nos sintamos bien y que nuestra autoestima aumente. La sensación entonces, es percibir que vamos progresando hacia lo que queremos lograr, por lo que nos sentimos mucho más autónomos.

No obstante, esto no es del todo cierto. Buscar la superioridad puede traer consecuencias tremendamente negativas para la felicidad, el éxito y la productividad ya que implica: comparación social: lo que nos separa del resto y puede generar envidia. Materialismo: que nos vuelve solitarios, ya que buscamos cosas materiales para poder compararnos. Y Perdida del atractivo: ya que cuando pasamos a ser el centro de atención por cosas negativas la gente tiende a rechazarnos.

Entonces que podemos hacer para evitar dicha búsqueda. Una de los conceptos que podemos poner en práctica tiene que ver con la AUTOCOMPASIÓN.

Cuando las cosas no van bien es bueno practicar la Autocompasión. En la vida hay momentos buenos y malos y tú eres responsable de las decisiones que tomas y a veces puedes cometer errores (recuerda que eres Humano). Es aquí cuando la autocompasión debiese aparecer. Te ha pasado por ejemplo, que ¿crees que siendo crítico/a y rudo/a contigo mismo/a tu motivación aumentara? Esto es un error común que cometemos. El tratarte así te desmotiva y en vez de ayudarte termina por perjudicarte. La idea entonces, es poder ser autocompasivos, lo que quiere decir que te puedas tratar a ti mismo/a como tratarías a un amigo que no está bien y que te pide ayuda.

Esto tiene que ver con cómo me relaciono conmigo mismo cuando estoy teniendo un momento de sufrimiento. Y a largo plazo el ser autocompasivos nos ayuda a lograr más metas y mantenerlas durante más tiempo.

Según K. Neff, la autocompasión implica 3 elementos:

1.     Mindfulness: que nos permite ser conscientes del sufrimiento propio o de otros sin evitación o aversión.

2.     Humanidad Compartida: que implica reconocer el propio deseo de ser feliz y estar libre de sufrimiento. (no aislarse y creer que esto solo me pasa a mi)

3.     Bondad hacia uno mismo: Tratar a otros/as o a uno/a mismo/a con cuidado y comprensión

Entonces para que la autocompasión se dé, deben darse estos 3 elementos.

Por último es importante destacar que la Autocompasión no es lo mismo que auto-lastima, auto-indulgencia o auto-estima. Así que no te confundas.

¿Cómo podemos practicar o ser autocompasivos?

Un buen ejercicio es hacerte una carta de amor a ti mismo. Si justamente eso, escribirte una carta de amor para ti. No es un ejercicio fácil ya que por lo general nos sale más fácil hablar de nuestros defectos o de nuestros aspectos negativos. Esta invitación apunta a lo contrario. Apunta a poder tomarte un momento, estando en un lugar tranquilo y poder abrir tu corazón. Animarte a decirte lo valioso/a que eres y porque no que quizás no lo has pasado muy bien y te mereces un abrazo y un auto regaloneo que vaya más allá de un chocolate. Algo más profundo como un te quiero sincero de ti mismo/a para ti. En ella puedes incluir tus mayores penas y alegrías y además algunos desafíos que quieras hacerte. La puedes leer inmediatamente y guardarla y leerla en un tiempo más. Lo mejor de todo es que no existen reglas solo la sinceridad y apertura de corazón.

Para ayudarte puedes usar nuestro block llamado “Cartas Para Mi” el cual esta justamente pensado para que te escribas cartas, dirigidas a la persona más especial de todas: TÚ

 

Recuerda: “Este es un momento de sufrimiento, el sufrimiento es parte de la vida, puedo ser amable conmigo mismo en este momento, puedo ofrecerme el cariño y el cuidado que necesito.”

 

Ps. Vanessa Evans.

Publicado el 06/05/2019 por Shertzer y Compañía Creativos Limitada