¿Qué es el Mindful Eating?

¿Cuántas veces te ha pasado que te has sentado a comer y solo a comer?, es decir sin teléfono, sin televisión, sin música. En general muy pocas veces o ninguna solemos comer sin distractores, lo común es que lo hagamos mirando el celular o una película y es así como la comida desaparece sin siquiera darnos cuenta. Esto finalmente impide que podamos disfrutar de la experiencia que significa comer, de los olores de la comida o de degustar su sabor. A la larga se torna una conducta bastante automática.

No obstante, existe una técnica que nos permite revertir esta situación. Se trata del  Mindful Eating. Esto se refiere a prestar atención deliberadamente, estando completamente consciente, tanto internamente – de tu cuerpo, corazón y mente- y externamente al medio ambiente en el que estás. Se refiere a tomar consciencia de la alimentación sin juicios ni crítica. (Dambenier et al,2011) Esto se entrena de manera sistemática y te permite finalmente distinguir entre el Hambre Psicológica y el Hambre Real.

Para saber entonces a que se refiere con hambre real y con hambre psicológica, es que se hace una clasificación de los tipos de hambre que hay. A continuación los mencionamos:

1.     Visual: Este tipo de hambre nos hace comer incluso cuando estamos llenos al ver la imagen de un postre, refresco o una jugosa hamburguesa… ¿Quién no ha sentido ganas de comer una pizza recién horneada al verla anunciada por la televisión?

2.     Olfativa: De manera continuada estamos expuestos a aromas de alimentos tentadores: cruasanes recién horneados, el café recién hecho o el de las palomitas a la entrada del cine.

3.     Bucal: lo provocan las sensaciones que disfrutamos al ingerir alimentos: algo crujiente, algo suave, algo refrescante, picante. Este tipo de hambre queda muy bien definido en la frase “se me hace la boca agua”.

4.     Estomacal: La idea de que el estómago nos avisa de cuándo debemos alimentarlo no es correcta. En realidad, somos nosotros los que le decimos al estómago cuándo tener hambre. Eso se produce a través de nuestros hábitos alimentarios. Cuando consumimos tres comidas al día siguiendo horarios regulares, el estómago se condiciona a esperar comida en esos momentos. Gruñirá si no lo alimentamos siguiendo el horario que le proporcionamos.

5.     Hambre celular: el hambre que experimentan los seres vivos que nos lleva a buscar alimentos para sobrevivir. Surge cuando nuestro cuerpo nos pide determinados nutrientes inconscientemente. Por ejemplo: en verano escogemos alimentos más hidratantes mientras que en invierno más calóricos. Es lo que llamamos “antojo” por algún alimento determinado. HAMBRE REAL.

6.     Hambre mental: la que se rige por nuestras creencias, por toda esa información que hemos recibido a lo largo de los años sobre lo que debemos comer y lo que no. Pensamientos como “tengo que comer menos azúcar”, “no debo comer frituras”, “debo comer más alimentos antioxidantes”, “son las 2 y es hora de comer”…

  1. Hambre de corazón: es el hambre sentimental. Cuando buscamos nuestros alimentos favoritos para llenar el vacío que nos entristece. Cuando detectemos este tipo de hambre lo ideal es llenar los corazones de distintas maneras, como atender a los amigos, llamar a un ser querido, hacer un regalo, disfrutar de la naturaleza, etc.

Antes de comer pregúntate cuál de los 7 tipos de hambre es. Qué parte de tu cuerpo es la que realmente quiere comer, y decide si la complaces o no, pero siendo consciente de si es hambre real o simplemente un antojo. Y por último y no menos importante, no te olvides de usar una de nuestras lúdicas pecheras que harán de esta experiencia algo único.

Ps. Vanessa Evans.

 

Publicado el 10/04/2019 por Shertzer y Compañía Creativos Limitada
¿Qué es el Mindful Eating? - Ochofortuna

¿Qué es el Mindful Eating?

¿Cuántas veces te ha pasado que te has sentado a comer y solo a comer?, es decir sin teléfono, sin televisión, sin música. En general muy pocas veces o ninguna solemos comer sin distractores, lo común es que lo hagamos mirando el celular o una película y es así como la comida desaparece sin siquiera darnos cuenta. Esto finalmente impide que podamos disfrutar de la experiencia que significa comer, de los olores de la comida o de degustar su sabor. A la larga se torna una conducta bastante automática.

No obstante, existe una técnica que nos permite revertir esta situación. Se trata del  Mindful Eating. Esto se refiere a prestar atención deliberadamente, estando completamente consciente, tanto internamente – de tu cuerpo, corazón y mente- y externamente al medio ambiente en el que estás. Se refiere a tomar consciencia de la alimentación sin juicios ni crítica. (Dambenier et al,2011) Esto se entrena de manera sistemática y te permite finalmente distinguir entre el Hambre Psicológica y el Hambre Real.

Para saber entonces a que se refiere con hambre real y con hambre psicológica, es que se hace una clasificación de los tipos de hambre que hay. A continuación los mencionamos:

1.     Visual: Este tipo de hambre nos hace comer incluso cuando estamos llenos al ver la imagen de un postre, refresco o una jugosa hamburguesa… ¿Quién no ha sentido ganas de comer una pizza recién horneada al verla anunciada por la televisión?

2.     Olfativa: De manera continuada estamos expuestos a aromas de alimentos tentadores: cruasanes recién horneados, el café recién hecho o el de las palomitas a la entrada del cine.

3.     Bucal: lo provocan las sensaciones que disfrutamos al ingerir alimentos: algo crujiente, algo suave, algo refrescante, picante. Este tipo de hambre queda muy bien definido en la frase “se me hace la boca agua”.

4.     Estomacal: La idea de que el estómago nos avisa de cuándo debemos alimentarlo no es correcta. En realidad, somos nosotros los que le decimos al estómago cuándo tener hambre. Eso se produce a través de nuestros hábitos alimentarios. Cuando consumimos tres comidas al día siguiendo horarios regulares, el estómago se condiciona a esperar comida en esos momentos. Gruñirá si no lo alimentamos siguiendo el horario que le proporcionamos.

5.     Hambre celular: el hambre que experimentan los seres vivos que nos lleva a buscar alimentos para sobrevivir. Surge cuando nuestro cuerpo nos pide determinados nutrientes inconscientemente. Por ejemplo: en verano escogemos alimentos más hidratantes mientras que en invierno más calóricos. Es lo que llamamos “antojo” por algún alimento determinado. HAMBRE REAL.

6.     Hambre mental: la que se rige por nuestras creencias, por toda esa información que hemos recibido a lo largo de los años sobre lo que debemos comer y lo que no. Pensamientos como “tengo que comer menos azúcar”, “no debo comer frituras”, “debo comer más alimentos antioxidantes”, “son las 2 y es hora de comer”…

  1. Hambre de corazón: es el hambre sentimental. Cuando buscamos nuestros alimentos favoritos para llenar el vacío que nos entristece. Cuando detectemos este tipo de hambre lo ideal es llenar los corazones de distintas maneras, como atender a los amigos, llamar a un ser querido, hacer un regalo, disfrutar de la naturaleza, etc.

Antes de comer pregúntate cuál de los 7 tipos de hambre es. Qué parte de tu cuerpo es la que realmente quiere comer, y decide si la complaces o no, pero siendo consciente de si es hambre real o simplemente un antojo. Y por último y no menos importante, no te olvides de usar una de nuestras lúdicas pecheras que harán de esta experiencia algo único.

Ps. Vanessa Evans.

 

Publicado el 10/04/2019 por Shertzer y Compañía Creativos Limitada