Preguntas Poderosas

        Foto_14-07-17_14_30_43.jpg

Preguntas Poderosas: Porque una buena pregunta hace la diferencia

Las preguntas sirven para muchas cosas. Poseen una extraña cualidad que es que no puedes dejar de responderlas, te obligan de alguna manera a reflexionar acerca de tu experiencia incluso si esa respuesta es un “no sé”, puesto que para llegar eso primero debiste pasar por pensar acerca de la pregunta que te hicieron y luego revisar tu experiencia.

Las preguntas son como faros que dan luz a lugares oscuros, por tanto una buena pregunta iluminara áreas antes desconocidas. Cuando le formulamos una pregunta poderosa a una persona cercana le brindamos la posibilidad de que esta pueda revisar su experiencia y sus recursos de forma diferente y a la vez de encontrar respuestas que no creía poseer. Por lo general, la gente tiende a buscar respuestas en lugares conocidos, pero estas no están ahí, si no ya las hubiesen encontrado. (J. O´connor)

La Importancia de Hacer Buenas Preguntas

¿Cómo podemos formular preguntas poderosas?

Estas preguntas tienen que ser muy precisas. A continuación, se presentan algunas características que deberían tener para ser consideradas poderosas:

1.  Suelen comenzar con la palabra “Qué”: no con por qué: Los por qué llevan a buscar explicaciones, e inciden sobre los valores. El qué tiene que ver con cambio: qué pasó, qué hiciste, qué podrías cambiar, qué podrías hacer distinto. El qué lleva a descubrir las situaciones y a poder cambiarlas; son preguntas más descriptivas.

A un “por qué” se puede contestar con “no sé”; las preguntas de qué, no tienen un no sé por respuesta.

2.   Conducen a la acción: este tipo de preguntas están orientadas hacia las soluciones. Por lo tanto no basta con la comprensión intelectual para poder abordar un objetivo o resolver un problema, sino que además debemos hacer algo al respecto.

3.    Es hecha en el momento adecuado: Este momento tiene que ver con que la otra persona se muestre dispuesta a conversar del tema; para esto nos sirve fijarnos en la información que transmite a través de su lenguaje no verbal.

4. Tienen un supuesto positivo a la base, por ejemplo: ¿qué aprendiste de eso? tiene el supuesto positivo de que aprendió algo; ¿qué opción tomaste? tiene el supuesto de que puede elegir el camino que tomó. Son preguntas que ponen a la persona como protagonista.

5.   Abre nuevas miradas y posibilidades de futuro: Por ejemplo, qué vas a hacer la próxima semana, cómo te gustaría que fuera tu matrimonio, cómo te gustaría que te tratara tal persona, qué te gustaría hacer distinto. Estas preguntas nos dicen las metas, dicen dónde vamos y qué queremos construir.  

6.   Se orientan hacia la solución: Por ejemplo, qué has hecho distinto alguna vez, cuándo esa persona ha reaccionado distinto, cuándo hiciste tu otra cosa, que otras soluciones has pensado. Las respuestas a estas preguntas, inevitablemente nos dirigen por el camino de solucionar situaciones.

7.  Están formuladas de acuerdo a la persona a la que se le está preguntando: Para que una pregunta “entre” debe ser hecha en el canal perceptual que para el otro es más familiar, por ejemplo, en lenguaje visual, auditivo o kinestésico. Además la persona debe acoplarse al lenguaje verbal y postura de su receptor.

Todas las preguntas son importantes porque obligan a mantener el foco en algo y mientras más poderosas, más te dejan atrapado en esa reflexión. Nos dejan pensando. Las preguntas influyen en nuestra calidad de vida y la realidad que vemos tiene mucho que ver con lo que nos preguntamos respecto de la misma. Desde ahí la importancia de ponerlas en práctica. 

Surge entonces la pregunta ¿Qué es lo que debo preguntar?, ¿Cuáles son las preguntas adecuadas?, ¿existen ejemplos de preguntas poderosas?, etc. La verdad es que puede haber un sinfín de preguntas de este tipo, tantas como tu creatividad te lo permita. No obstante, si aún no sabes cómo partir, el “Saquito con Cartas de Preguntas Poderosas” puede ser una excelente oportunidad de inicio. Este set de 30 preguntas poderosas esta  diseñado para crear encuentros y generar un espacio creativo de juego y conexión. A través de él se podrán abrir importantes conversaciones, las que de seguro te llevaran a interesantes reflexiones y aprendizajes.

Entonces ¿te atreves a hacer la diferencia?

Ps. Vanessa Evans. 

Publicado el 20/03/2019 por Shertzer y Compañía Creativos Limitada
Preguntas Poderosas - Ochofortuna

Preguntas Poderosas

        Foto_14-07-17_14_30_43.jpg

Preguntas Poderosas: Porque una buena pregunta hace la diferencia

Las preguntas sirven para muchas cosas. Poseen una extraña cualidad que es que no puedes dejar de responderlas, te obligan de alguna manera a reflexionar acerca de tu experiencia incluso si esa respuesta es un “no sé”, puesto que para llegar eso primero debiste pasar por pensar acerca de la pregunta que te hicieron y luego revisar tu experiencia.

Las preguntas son como faros que dan luz a lugares oscuros, por tanto una buena pregunta iluminara áreas antes desconocidas. Cuando le formulamos una pregunta poderosa a una persona cercana le brindamos la posibilidad de que esta pueda revisar su experiencia y sus recursos de forma diferente y a la vez de encontrar respuestas que no creía poseer. Por lo general, la gente tiende a buscar respuestas en lugares conocidos, pero estas no están ahí, si no ya las hubiesen encontrado. (J. O´connor)

La Importancia de Hacer Buenas Preguntas

¿Cómo podemos formular preguntas poderosas?

Estas preguntas tienen que ser muy precisas. A continuación, se presentan algunas características que deberían tener para ser consideradas poderosas:

1.  Suelen comenzar con la palabra “Qué”: no con por qué: Los por qué llevan a buscar explicaciones, e inciden sobre los valores. El qué tiene que ver con cambio: qué pasó, qué hiciste, qué podrías cambiar, qué podrías hacer distinto. El qué lleva a descubrir las situaciones y a poder cambiarlas; son preguntas más descriptivas.

A un “por qué” se puede contestar con “no sé”; las preguntas de qué, no tienen un no sé por respuesta.

2.   Conducen a la acción: este tipo de preguntas están orientadas hacia las soluciones. Por lo tanto no basta con la comprensión intelectual para poder abordar un objetivo o resolver un problema, sino que además debemos hacer algo al respecto.

3.    Es hecha en el momento adecuado: Este momento tiene que ver con que la otra persona se muestre dispuesta a conversar del tema; para esto nos sirve fijarnos en la información que transmite a través de su lenguaje no verbal.

4. Tienen un supuesto positivo a la base, por ejemplo: ¿qué aprendiste de eso? tiene el supuesto positivo de que aprendió algo; ¿qué opción tomaste? tiene el supuesto de que puede elegir el camino que tomó. Son preguntas que ponen a la persona como protagonista.

5.   Abre nuevas miradas y posibilidades de futuro: Por ejemplo, qué vas a hacer la próxima semana, cómo te gustaría que fuera tu matrimonio, cómo te gustaría que te tratara tal persona, qué te gustaría hacer distinto. Estas preguntas nos dicen las metas, dicen dónde vamos y qué queremos construir.  

6.   Se orientan hacia la solución: Por ejemplo, qué has hecho distinto alguna vez, cuándo esa persona ha reaccionado distinto, cuándo hiciste tu otra cosa, que otras soluciones has pensado. Las respuestas a estas preguntas, inevitablemente nos dirigen por el camino de solucionar situaciones.

7.  Están formuladas de acuerdo a la persona a la que se le está preguntando: Para que una pregunta “entre” debe ser hecha en el canal perceptual que para el otro es más familiar, por ejemplo, en lenguaje visual, auditivo o kinestésico. Además la persona debe acoplarse al lenguaje verbal y postura de su receptor.

Todas las preguntas son importantes porque obligan a mantener el foco en algo y mientras más poderosas, más te dejan atrapado en esa reflexión. Nos dejan pensando. Las preguntas influyen en nuestra calidad de vida y la realidad que vemos tiene mucho que ver con lo que nos preguntamos respecto de la misma. Desde ahí la importancia de ponerlas en práctica. 

Surge entonces la pregunta ¿Qué es lo que debo preguntar?, ¿Cuáles son las preguntas adecuadas?, ¿existen ejemplos de preguntas poderosas?, etc. La verdad es que puede haber un sinfín de preguntas de este tipo, tantas como tu creatividad te lo permita. No obstante, si aún no sabes cómo partir, el “Saquito con Cartas de Preguntas Poderosas” puede ser una excelente oportunidad de inicio. Este set de 30 preguntas poderosas esta  diseñado para crear encuentros y generar un espacio creativo de juego y conexión. A través de él se podrán abrir importantes conversaciones, las que de seguro te llevaran a interesantes reflexiones y aprendizajes.

Entonces ¿te atreves a hacer la diferencia?

Ps. Vanessa Evans. 

Publicado el 20/03/2019 por Shertzer y Compañía Creativos Limitada