Frasco de los Momentos Felices!

“No supe que ponerme y me puse feliz”: Tips para aumentar nuestros niveles de Felicidad.

Al hablar de Felicidad una de las primeras preguntas que pueden aparecer es ¿Qué la determina? Existen algunos mitos al respecto, que la autora S. Lyubomirsky, explica muy bien en su libro "La ciencia de la Felicidad".

Mito 1: "La felicidad se tiene que encontrar": La felicidad no está afuera esperando a ser encontrada, está dentro de nosotros. Es un estado mental. Por lo tanto depende totalmente de cada uno y de las actividades que se realicen las cuales ayudaran a encender la positividad. (40%)

Mito 2: “La felicidad consiste en cambiar nuestras circunstancias”: Los cambios de nuestras circunstancias, por positivos y sensacionales que sean, en realidad, inciden muy poco en el bienestar.  Lo que paso anteriormente ya fue,  tendríamos que estar en un constante cambio para lograr mantener un cierto nivel de felicidad y eso se vuelve imposible. (No podemos ganarnos la lotería mes a mes) (10%)

Mito 3: “La tienes o no la tienes”: Nacemos con una carga genética o set point  que mantenemos la mayor parte del tiempo e independientemente de si nos pasan cosas buenas o malas  tendemos a volver a ese punto. (50%)

Por ende la pregunta es ¿Qué determina nuestra felicidad entonces?¿Qué hace que esta aumente? Según Lyubomirsky, lo que determina que esta aumente es el hacernos cargo de este 40%, el cual está compuesto por actividades y  pensamientos dirigidos a aquello que de manera personal nos genera felicidad.  

Por lo tanto, la pregunta ahora sería ¿Qué podemos hacer para aumentar nuestros niveles de felicidad? es decir, ese 40%. Una buena forma por ejemplo es usar el Frasco de Momentos Felices.

A quien no le ha pasado que luego de un cambio considerable en su vida, ya sea una separación, un cambio de país, un cambio de trabajo o la pérdida de un ser querido, comienza a cuestionarse muchas cosas y preguntarse más que nada si podrá salir airoso de esa situación. Me refiero justo a ese momento en que  todo se percibe de color  negro o negativo, y que lo positivo simplemente pasa desapercibido. Si te ha pasado algo así o simplemente si quieres aumentar este porcentaje, el Frasco de Momentos Felices es una excelente iniciativa.

La idea es poder escribir algo que te haga feliz durante el día, cualquier cosa positiva y guardarla en el frasco, así aquellos recuerdos quedaran permanentemente almacenados y siempre podrás releerlos y conectar con las emociones que estos te generan. 

Si quieres hacerlo más entretenido puedes ponerte plazos,  por ejemplo: empezar el año con un frasco vacío y terminarlo con un frasco lleno de notas que hablen acerca de cosas buenas que te fueron pasando durante el año. En la noche de año nuevo abrirlo y poder ver todas las cosas asombrosas que ocurrieron durante ese periodo. ¿Para qué? se preguntaran muchos, ¿para qué gastar tanta energía?, la explicación es muy simple, la mayoría de las personas tienden a hacer un balance negativo  a final de año, las frases típicas son: "este año que paso no fue tan bueno", "espero que el que venga sea mejor", "me acuerdo de todo lo malo y me da pena", etc. En cambio hacer este ejercicio nos permite hacer un balance más positivo y quedarse con lo más significativo. Si consideras que es mucho tiempo se puede hacer por periodos más cortos, de semanas o meses. Lo mejor de todo es que tú decides cómo y cuánto tiempo dedicarle.

Otro efecto de realizar este proyecto, implica que las personas tengan  más cociente, en su vida cotidiana, que hay cosas buenas y cosas malas, pero por sobre todo  que no porque algo negativo te pase durante el día significara que todo el día no valió la pena. Ojo que la idea no es evitar o ignorar aquellas emociones que nos generan displacer como la pena o la rabia, esas hay que vivirlas igual, lo que si no debemos es permitir que comanden nuestros días. 

Ps. Vanessa Evans.

Publicado el 31/12/2018 por Shertzer y Compañía Creativos Limitada